D.O. Rías Baixas, “una experiencia que no se olvida”


Body: 

Un centenar de alumnos del Basque Culinary Center recorrieron la Denominación de Origen con el fin de conocer de cerca la elaboración de los vinos de la D.O. Rías Baixas. Procedentes de distintos puntos de la geografía española y también del extranjero, los jóvenes disfrutaron de tres jornadas de convivencia en las subzonas de Condado do Tea, O Rosal y O Salnés

 

Foto de familia del Basque Culinary Center Foto de familia de los 101 alumnos y los 5 profesores del Basque Culinary Center que participaron en este viaje a la D.O. Rías Baixas

“Esta es una experiencia que no se olvida nunca. Un ejercicio de recuerdo de la vida”. Así de claro se mostró Míkel Zeberio, coordinador del viaje que un centenar de alumnos del Basque Culinary Center realizaron a la D.O. Rías Baixas, al hablar sobre las vivencias que estos jóvenes tuvieron durante las tres jornadas de visita a esta denominación de origen. Se trata de una iniciativa que se lleva desarrollando desde hace ya cuatro años y que pretende acercar a los alumnos a la cultura vitivinícola, en este caso, de Rías Baixas. “Desde el primer año, este es uno de los sueños de todo el curso académico. Tienen mucha ilusión por venir”, explica el coordinador.

Alumnos Basque Culinary Center y Mikel Zeberio Alumnos del Basque Culinary Center posando con Mikel Zeberio tras dar sus opiniones sobre el viaje a la D.O. Rías Baixas

Esta misma ilusión se podía ver en las caras de los jóvenes. Jordi Bross (de México DF), Pablo Fernández (Cuenca), Ricardo Arcos (México), Leyre Lacasia (Asturias), Andrés Díaz (Valladolid), Julen Azpiritxaga (Caracas), Iosu Sarasúa (País Vasco), Pau Rull (Cataluña), Carlos Montero (Valencia), Laura Rodríguez (Vigo), Pedro Ibáñez (de Albacete) y Sarah (Bélgica) comentaron sus primeras impresiones. Aunque ya conocían antes los vinos de la D.O. Rías Baixas y su zona de influencia, estos jóvenes se mostraron muy sorprendidos por el hermoso entorno natural que envuelve esta denominación de origen. “El sitio es muy bueno”, aseguraron. Las visitas a bodegas a viñedos ubicados en las distintas subzonas de la denominación les permitieron “conocer más de cerca el proceso de elaboración de estos vinos” y saber cuáles son las características de lo que conocen como el “Albariño Rías Baixas clásico”. En su recorrido por las distintas empresas vitivinícolas tuvieron la oportunidad de ver las distintas fases que se completan de cara a elaborar unos “productos de calidad” como los que han llevado el nombre de esta denominación de origen por los cinco continentes. “Es impresionante la dedicación que ponen los bodegueros en la elaboración de los vinos y el respeto que todos ellos tienen por lo suyo”, indicaron estos jóvenes. Muy positiva fue también la valoración de estos jóvenes sobre la experiencia que desde el Basque Culinary Center se ofrece a los estudiantes del primer año del Grado en Gastronomía y Artes Culinarias. No obstante, “echamos de menos más gastronomía”, ya que a través de ella también se puede “conocer mejor” un lugar. Aún así, “hemos aprovechado las noches libres para ir a distintos restaurantes y probar platos, como navajas, berberechos o mejillones, que hemos combinado con un buen Albariño Rías Baixas”, concretaron.

Viaje a la D.O. Rías Baixas para el cuarto curso

Tras esta primera incursión en la D.O. Rías Baixas, los alumnos del Basque Culinary Center esperan poder regresar para realizar nuevas visitas. En este sentido, coincidieron con uno de los próximos proyectos de esta universidad vasca. “Nuestra intención es trasladar este viaje al cuarto curso”, adelantó Mikel Zeberio. Sobre esto, los alumnos opinan que puede resultar una experiencia complementaria a la formación muy positiva, ya que “veremos las bodegas con otros ojos”. Aún así, ven necesaria esta primera toma de contacto porque les aporta mayores conocimientos a los ya presentados en las aulas. En definitiva, una experiencia global en la que convivencia y aprendizaje se dan la mano para formar a los futuros grandes chefs. Y es que desde el Basque Culinary Center apuestan por estas actividades complementarias que, además, sirven de acercamiento entre los alumnos y los propios profesores de cara a ofrecer una formación complementaria de la mayor calidad.