Vinos Rías Baixas


Variedades de uva autóctona

La historia ha dejado patente la cultura vitivinícola existente en las Rías Baixas gallegas. Su apuesta por las variedades de uva autóctonas no es baladí, sino el resultado de la tradición vitivinícola en cada una de las cinco subzonas de esta Denominación de Origen (Condado do Tea, O Rosal, O Salnés, Ribeira do Ulla y Soutomaior) que, una vez más, han demostrado que dicha tipología de uva es la que mejor se adaptan a su clima y suelo. A esta trayectoria, fundamentada en la tradición, se ha sumado la innovación tecnológica que el sector aplica a sus vinos. 

El cultivo de estas variedades autóctonas  demuestra la existencia de una riqueza varietal capaz de personalizar los vinos de las cinco subzonas (Condado do Tea, O Rosal, O Salnés, Ribeira do Ulla y Soutomaior) que componen la Denominación de Origen Rías Baixas.

El Pliego de Condiciones del Consejo Regulador recoge como variedades:

  • Blancas: Albariño, Loureira blanca o Marqués, Treixadura, Caiño blanco, Torrontés y Godello.
  • Tintas: Caiño tinto, Castañal, Espadeiro, Loureira tinta, Sousón, Mencía, Brancellao y Pedral.

Sin duda, la variedad reina en esta Denominación de Origen es la Albariño. Haciendo un pequeño repaso histórico: En 1975 había cultivadas 200 hectáreas, mientras que la actualidad ya se superan las 4.000 ha. Esta variedad alcanza su máxima expresión cualitativa en el clima y suelo propio de esta zona. Además, si analizamos su código genético, dicha variedad posee una gran capacidad de producción de azúcares, superando en un 12% el volumen de alcohol. Otra de las características excepcionales de la Albariño es que mantiene una riqueza en ácidos que muy pocas variedades consiguen en todo el mundo, unida a una riqueza en componentes aromáticos y sápidos que hace sus vinos muy identificables.

Otra variedad, la Loureira, también conocida como Marqués, es apreciada por su riqueza en aromas y sabores originales que recuerdan al laurel, de donde toma su nombre, y que confieren una gran personalidad a los vinos. Cualidades a las que no son ajenas a los viticultores y las bodegas de esta Denominación. Aunque no es una variedad contemplada para la elaboración de vinos monovarietales, porque su relación  azúcar-ácidos no es la más óptima (baja  producción  de azúcar y elevada de ácidos), el aporte prudente de la Loureira a plurivarietales en base al Albariño permite la obtención de unos vinos de gran nivel y originalidad, como los de la subzona de O Rosal.

Por su parte, la Treixadura, que es la tercera variedad de calidad recomendada para el cultivo, tiene un hábitat natural en la subzona de O Condado do Tea, aunque está poco extendida. Se trata de una variedad que aporta frescura y acidez a los vinos, añadiendo esos toques de manzana verde.

Las variedades tintas, hasta ahora, en la Denominación de Origen Rías Baixas cuentan con una presencia menor. Pero lo cierto es que durante los últimos años la apuesta del sector por incorporar nuevos vinos que aporten diversidad a la producción, unido a las nuevas demandas del mercado, está cambiando esta tendencia. Cada vez son más los viticultores que incorporan variedades tintas a sus viñedos, atraídos por la singularidad de variedades como la Brancellao, Espadeiro, Caíño tinto, Sousón, Loureira Tinta, Mencía, Pedral y Castañal, que aportan originalidad y diferenciación a estos vinos tintos. Hasta ahora estas variedades tintas se han elaborado tradicionalmente en este territorio para autoconsumo.

Tipos de vinos

Según el Pliego de Condiciones de la D.O. Rías Baixas, los vinos producidos y elaborados deben superar el proceso de verificación del Consejo Regulador. Cada partida de vino producido en la D.O. Rías Baixas se somete a un exhaustivo control, consistente en un análisis químico y organoléptico.

Los tipos de vinos que se distinguen dentro de esta denominación son los siguientes:

  • Rías Baixas Albariño: Vino monovarietal elaborado con el 100% de uvas de la variedad Albariño procedente de cualquiera de las subzonas.
  • Rías Baixas Condado de Tea: Vino plurivarietal, elaborado con uvas de las variedades Albariño y Treixadura en un 70% como mínimo de ambas, siendo el resto de las demás variedades blancas admitidas. Todas ellas producidas en la subzona del Condado do Tea.
  • Rías Baixas Rosal: Plurivarietal, compuesto por las variedades de Albariño y Loureira con un mínimo del 70% de ambas variedades, el resto de variedades deben estar admitidas por el Consejo y estar producidas en la subzona de O Rosal.
  • Rías Baixas Val do Salnés: Incorpora al menos un 70 % de uvas de la variedad de Albariño, mientras que el 30 % restante debe incluir variedades admitidas y producidas en la subzona Val do Salnés.
  • Rías Baixas Ribeira do Ulla: Plurivarietal que precisa de como mínimo un 70 % de la variedad Albariño, mientras que el resto debe ser de variedades admitidas y producidas en la subzona Ribeira do Ulla.
  • Rías Baixas: Vino Plurivarietal a partir de variedades blancas reconocidas, producidas en cualquiera de las cinco subzonas.
  • Rías Baixas Barrica: Se trata de vinos elaborados en la zona geográfica a partir de cualquier variedad blanca autorizada. Se sigue un proceso de elaboración similar al de los vinos blancos, con la diferencia de que pasan una estancia en envases de madera de un tamaño no superior a 600 litros, indicándose en todo caso en el etiquetado el tiempo, en meses o años, que ha permanecido en dichos envases.
  • Rías Baixas Tinto: Esta tipología se elabora a partir de las variedades tintas reconocidas por el Consejo, producidas en cualquiera de las cinco subzonas, en base a lo que marca el Pliego de Condiciones.
  • Rías Baixas Espumoso: Elaborado a partir de las variedades reconocidas, producidas en cualquiera de las subzonas, cumpliendo los límites analíticos estipulados en el Pliego de Condiciones del Consejo Regulador, la normativa nacional y comunitaria referente a los vinos espumosos de calidad y los que se establezcan en el Manual de calidad.

Los vinos de Rías Baixas, en su mayoría, son sin crianza. No obstante, su evolución en botella ha sido alabada por numerosos críticos, sumilleres, distribuidores y prensa especializada. La acidez propia de la variedad Albariño permite a estos vinos prolongar su vida, de manera que la coexistencia de añadas, como sucede con los vinos tintos, es la tendencia de futuro en la que trabajan el Consejo Regulador y las bodegas. De hecho, ahora en algunos restaurantes con cartas de vino muy profesionalizadas, ya se pueden encontrar vinos de Rías Baixas de diferentes añadas. El propio sumiller, a la hora de seleccionar el vino, en función de la comida ya aconseja cuál es la añada que encaja mejor en función del tipo de menú y del momento. A ello hay que sumarle que durante los últimos años, las bodegas de esta denominación están apostando por otro tipo de elaboraciones como pueden ser la crianza sobre lías en acero, los vinos elaborados en madera o los espumosos. También muchos de estos vinos de Rías Baixas ya están presentes en el mercado nacional e internacional. 

Los vinos plurivarietales como pueden ser el Rosal y Condado do Tea, incorporan otras variedades propias de la subzona como la Loureira y Treixadura,  respectivamente. Dichos vinos  poseen un  aroma  intenso,  con  una ligera  acidez, y son complejos  en   boca,  donde  la  influencia  de  las variedades de la zona aportan matices diferenciadores con sensaciones vegetales y florales en nariz aportadas por el linalol (rosa) y el hexanol (vegetal).

Inicialmente la Universidad de Vigo y, más recientemente, la Misión Biológica de Galicia (CSIC), llevan varios años desarrollando proyectos de investigación dirigidos a definir el perfil sensorial de los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas, contando para ello con la colaboración del panel de cata del Consejo Regulador y de su Departamento Técnico. Los primeros resultados publicados por la Misión Biológica de Galicia (Vilanova et al.
2009, 2010), siguiendo la metodología de Análisis Sensorial Descriptivo Cuantitativo (QDA) y basándose en la Norma ISO 11035, describen el vino Albariño de la D.O. Rías Baixas como un vino complejo a nivel aromático debido al gran número de descriptores que lo caracterizan, entre los que destacan la manzana, cítricos, florales (rosa), fruta madura y herbáceos.

¿Cómo catar un vino de Rías Baixas? A continuación puedes descargarte la ficha de cata de un monovarietal de Albariño Rías Baixas.