La importancia del corcho en el embotellado del vino Rías Baixas


Body: 

Botella de vino de la Denominación de Origen Rías Baixas

Si eres un consumidor habitual de los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas probablemente ya lo sepas, los tapones de corcho son los más habituales en las botellas de nuestras bodegas. Pero dentro de los tapones existen diferentes tipos y posibilidades y las bodegas los eligen en función de motivos económicos, estéticos, de conservación evolución de sus vinos, o para facilitar su uso. Influye también si son blancos, tintos o espumosos, como los de la Denominación de Origen Rías Baixas. En este post te explicamos los tipos de tapones y tapones de corcho que existen y también, cómo debes descorchar las botellas de los vinos de nuestra D.O., ya sean vinos blancos, tintos o espumosos

 Por qué utilizamos tapones de corcho

Los tapones de corcho están asociados a la conservación del vino desde la época antigua, aunque existe una teoría que defiende que empezaron a usarse para cerrar las botellas de vino de cristal a partir del siglo XVIII y Galicia, nuestra tierra, tuvo cierto protagonismo en ello. Esta tesis sostiene que el responsable de la idea fue el monje benedictino Dom Pierre Perignon, inventor del vino de Champagne, quien durante su peregrinación a Santiago de Compostela conoció las vasijas cerradas con corcho que los peregrinos usaban en España. 

El corcho es un material natural, biodegradable, reciclable, sostenible y duradero pero sobre todo tiene una gran elasticidad y porosidad. Como ya te contamos, tiene una gran importancia en el embotellado del vino porque lo protege y conserva al aislarlo de la humedad y del exceso de oxígeno pero a la vez, permite la microoxigenación; que el vino respire. De este modo, facilita como ningún otro material que el vino evolucione y madure a lo largo del tiempo

 

Tipos de tapones de corcho para el vino

Pero dentro de los tapones de corcho nos encontramos con al menos 7 tipos y dentro de ellos, hay subtipos y distintas calidades. ¡Toda una familia! ¿Quieres saber qué los hace diferentes? Vamos allá. 

  • Tapón de corcho 100% natural de una sola pieza: Es el tapón que la industria corchera obtiene tras tratar las planchas de corcho que se extraen de la corteza del alcornoque y cortarlas en tiras. Es el tapón de corcho clásico y de más prestigio porque permite el sellado del vino óptimo para el proceso de envejecimiento. Es el que encontrarás en buena parte de los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas, y especialmente, en los vinos de guarda. 

  • Tapón de corcho natural multipieza: Son elaborados pegando dos o más mitades de corcho natural para lograr una mayor densidad. Suelen utilizarse en botellas de gran formato.

  • Tapón de corcho twin top: Los tapones de corcho natural o colmatado que se rematan con una cápsula de madera, plástico, vidrio o metal se utilizan para embotellar licores, por ejemplo los gallegos elaborados a partir de aguardiente, o vinos como el Oporto o Moscatel.

  • Tapón de corcho natural colmatado: Son tapones de corcho natural en los que los poros , las llamadas lenticelas, se rellenan con polvo de corcho fijado con cola apta para uso alimentario. Pueden utilizarse en vinos jóvenes de consumo inmediato sin envejecimiento en botella.

  • Tapones de corcho técnicos: Se elaboran a partir de tapones de corcho aglomerados a los que se añaden uno o más discos de corcho natural en uno o los dos extremos. Pueden utilizarse en vinos que vayan a consumirse en 2 o 3 años tras el embotellado.

  • Tapones de corcho para espumosos: En realidad forman parte de la familia de los corchos técnicos, pero se fabrican especialmente para vinos espumosos como los de la Denominación de Origen Rías Baixas, porque necesitan un diámetro mayor para soportar la presión del gas. Están formados por un cuerpo de aglomerado de granos de corcho, al que se unen en un extremo entre 1 y 3 discos de corcho natural seleccionado.

  • Tapones de aglomerado: Están elaborados a partir de corcho granulado extraído de los materiales descartados en la producción de tapones naturales. Pueden usarse para botellas de vino que se vayan a consumir íntegramente en un periodo máximo de un año tras el embotellado.

 

Otros tipos de tapones

En los últimos años se han popularizado diferentes tipos de tapones, como el de rosca, que permite extraerlo de forma manual y volver a tapar la botella sin dificultad y que se ha popularizado en algunos países, como Australia, Chile o Nueva Zelanda.

Los tapones sintéticos, de silicona, nacieron para evitar problemas propios del corcho, como el TCA que arruina la calidad del vino y le da ese sabor acorchado. Proporcionan estanqueidad total e impiden que el vino respire, pero pueden utilizarse para embotellar vinos de consumo más inmediato, ya que a partir de los 3 años pierden propiedades.

Hay bodegas que han optado por los tapones de cristal como una forma de diferenciarse y presentar vinos de calidad y estética diferenciales.

Si has llegado hasta aquí, seguro que la próxima vez te detendrás un poco más en el corcho cuando vuelvas a descorchar un Rías Baixas. 

Y para que lo hagas bien, vamos a darte unos consejos para descorchar cada tipo de vino.

 

Cómo descorchar tu botella de vino Rías Baixas

Antes de empezar, para hacerlo bien, es importante tener en cuenta que las botellas de vino no deben moverse bruscamente. 

 

Vinos blancos y tintos 

  1. Antes de descorchar, retira la cápsula, normalmente de metal, que cubre la boca y el corcho de la botella. Córtala por debajo del gollete (la parte más ancha del cuello de la botella) para que el vino no toque la cápsula al servirlo.

  2. Coloca la punta de la espiral del sacacorchos en el centro del corcho y enrosca en vertical, sin torcerse. Es importante que el sacacorchos no llegue a perforar el tapón del todo y evitar así que caigan sobre el vino trocitos de corcho. 

  3. Si usas un sacacorchos de dos tiempos, apoya la palanca (primero la más larga) sobre el gollete, sin tocar la boca de la botella, y extrae suavemente el corcho con cuidado de que no se rompa. En la parte final, puedes utilizar la palanca corta.

Vinos espumosos

  1. Una vez retirada la cápsula, inclina la botella agarrando el cuerpo con una mano y el tapón con la otra. 

  2. A diferencia de lo que habitualmente se suele hacer, la botella debe abrirse dejando el tapón inmóvil y girando lentamente la botella para que el gas se libere suavemente y sin que haga ruido.

Y tú, ¿qué tal descorchas? Ponte a prueba y comparte tu experiencia en nuestras redes sociales.