Mar de Frades, donde la unión entre océano y vino busca su máxima expresión


Body: 

Ubicada en plena desembocadura del río Umia, esta bodega de la D.O. Rías Baixas toma su nombre de una zona de la ría de Arousa donde desembarcaban los peregrinos que recorrían la ruta marítima del Camino de Santiago. Tradición y modernidad se conjugan en su historia

“Buscamos vinos actuales y modernos, elaborados con la variedad albariño e impregnados de frescor Atlántico. Nuestra filosofía es pensar en todos aquellos que descorchan o pueden descorchar una botella de vino, para que sus sensaciones sean tan agradables que repitan”. Así define la gerente de Mar de Frades, Paula Fandiño, los principales objetivos de una bodega de la Denominación de Origen Rías Baixas cuyos productos buscan ser la máxima expresión de la unión entre el océano y el vino. Dicha unión se puede ver en la propia imagen que representa a esta bodega, cuya fundación se remonta al año 1987.

MarDeFradesVistaRiaArousaLa bodega de la D.O. Rías Baixas, Mar de Frades, se ubica en un recoveco de la Ría de Arousa, que se puede ver al fondo de la imagen.

 

Conscientes de la importancia de su ubicación en el Valle del Salnés y de su tradición, Mar de Frades toma su nombre de un recoveco de la ría de Arousa, al lado de la desembocadura del río Umia cuyo significado es mar de los frailes. Su nombre, pues, se remonta a la Edad Media, época en que los peregrinos accedían a Galicia a través de la ruta del mar del Camino de Santiago. Uno de los puntos donde desembarcaban era, precisamente, esta zona de la desembocadora del Umia, lugar donde hoy está enclavada la bodega.

Paula Fandiño es la enóloga de la bodega Mar de Frades, perteneciente a la D.O. Rías Baixas Paula Fandiño es la gerente de la bodega Mar de Frades, perteneciente a la D.O. Rías Baixas

Si por algo destaca Mar de Frades es por su imagen moderna. No en vano, en 1993 “nos embarcamos en nuestro propio barco, personalizando nuestra botella. La transformamos en el color azul del mar, con olas y gaviotas en relieve. Además, incorporamos la tinta termocrómica a la etiqueta de tal forma que, cuando el vino está a temperatura de consumo, aparece un barco en su parte frontal”, indica Paula Fandiño. El segundo de los hitos en la historia de Mar de Frades vino marcado por la apertura de las nuevas instalaciones en 2007. Cabe destacar que un lustro antes, la empresa pasó a manos de la familia Zamora “quien definitivamente marca el rumbo hacia los vinos premium y de máxima calidad”. El éxito cosechado con el paso del tiempo por esta bodega de la Denominación de Origen Rías Baixas ha llevado a que este mismo año se completase la ampliación de sus modernas instalaciones ubicadas en Meis. Esta actuación se debe a que “cada año incorporamos nuevos mercados a nuestra venta de vino Mar de Frades. En los mercados más maduros nuestro vino gusta más, es más reconocido... Y para mantener la inspiración y el buen hacer de los vinos necesitábamos más espacio, aire fresco que nos permita darle vueltas a las cosas, verlas desde otra perspectiva para que los vinos encanten”, asevera la gerente.

Amplia oferta enoturística
Vista del exterior de las nuevas y modernas instalaciones de la bodega Mar de Frades, de la D.O. Rías Baixas.Vista del exterior de las nuevas y modernas instalaciones de la bodega Mar de Frades.

Estas modernas y ampliadas instalaciones permiten, asimismo, que Mar de Frades continúe mejorando su oferta enoturística. “El puerto de Mar de Frades se encuentra en la ladera norte del Valle del Sanés, rodeado de pinos y eucaliptos. Sin perder de vista nuestra viña, está abierto a la ría de Arousa para que su brisa marina llegue a todos los rincones de la bodega. Allí custodiamos nuestro tesoro, los vinos. El tesoro que queremos mostrar al enoturista con múltiples actividades”, indica Paula Fandiño. La bodega, que sorprende por su arquitectura vanguardista, está enclavada en un entorno natural envidiable y, a través de sus vistas al océano, “ayuda a entender el espíritu Atlántico del albariño”, concreta. Las visitas guiadas se realizan durante todo el año y el visitante puede escoger entre varias modalidades: recorrido con degustación del vino Mar de Frades, u otro tipo de visitas incorporando a la cata de Finca Valiñas y Brut Nature.

SalaFermentacionMarDeFradesLas visitas por Mar de Frades incluyen el paso por la sala de fermentación.

Además, esta bodega de la D.O. Rías Baixas también ofrecen la posibilidad de asistir a catas comentadas o “meriendas entre viñedos y paseos en barco”, que se combinan con el recorrido por las instalaciones. “Los turistas pueden conocer Mar de Frades desde dentro, saber qué nos motiva, cómo vivimos, cómo late nuestro corazón, qué nos impulsa, cuál es nuestro sueño... Todo ello cualquier día de la semana, de lunes a domingo”, explica la gerente de esta bodega de la Denominación de Origen Rías Baixas.

En la vanguardia
JorgeVazquezMarDeFradesEl reconocido diseñador de moda Jorge Vázquez ha creado un diseño propio para la botella del vino de la D.O. Rías Baixas Mar de Frades

 

Entre las últimas novedades al respecto, cabe destacar el lanzamiento en Madrid Fashion Week de una edición limitada del vino Mar de Frades, proyectada por el diseñador de moda Jorge Vázquez. Porque modernidad y tradición no están reñidas con estilo y la elaboración del vino mas trendy del momento y de la más alta calidad. Un Rías Baixas que han conquistado múltiples mercados internacionales como Estados Unidos, México, Puerto Rico, Japón, Dinamarca, Suiza, China, Filipinas o Rusia. Siempre en la vanguardia, Mar de Frades también apuesta por el desarrollo de proyectos I+D+i. Fue gracias a este tipo de iniciativas como nació, en el año 2012, el vino espumoso Mar de Frades Brut Nature. “Nos gusta probar, aceptar el reto, arriesgar por algo diferente... Esto nos lleva a continuar en esta línea de trabajo, ya que los espumosos presentan un excitante viaje por las Rías Baixas”, indica Fandiño. Como objetivos de futuro, desde esta bodega lo tienen claro. “Nuestro proyecto es ser, además de bodegueros, viticultores en el Valle del Salnés, con una superficie de viña que nos permita conjugar la uva propia con la de nuestros viticultores”, concluye.