O Rosal, la subzona del Miño Atlántico


Body: 

 

La subzona de O Rosal es la tercera de las cinco subzonas de la Denominación de Origen Rías Baixas en número de bodegas y en volumen de uva vinificada, pero gracias al esfuerzo de una docena de bodegas, a la singularidad de su terroir, y a su trayectoria histórica, sus vinos Albariños y Rías Baixas Rosal han alcanzado una enorme proyección, tanto a nivel nacional como internacional. 

Localizada en torno al valle de O Rosal, la subzona de O Rosal, está situada en la ribera derecha del tramo final del río Miño, que marca la frontera entre Galicia y Portugal. Territorialmente abarca el municipio que le da nombre, O Rosal, pero también todo el territorio de los de Tomiño y A Guarda, las parroquias de Vilaza y Mañufe del ayuntamiento de Gondomar y buena parte de las de Tui (Pexegueiro, Areas, Malvas, Ribadelouro, Rebordáns, Pazos de Reis, Randufe, Tui).

Los viñedos se encuentran protegidos, en laderas de suaves montes, beneficiados por un microclima, definido por la combinación de la influencia del Miño y del Atlántico, con una orientación sur que beneficia una prolongada insolación durante todo el verano y determina que en los últimos años sea la subzona de la DO Rías Baixas donde la maduración de la uva, y la vendimia, empiezan antes. Este microclima especial hace que O Rosal sea una de las subzonas en las que mejor se desarrollan las uvas autóctonas que se emplean en los vinos Rías Baixas, especialmente la Loureira o Marqués, muy delicada, y de gran protagonismo en los vinos Rías Baixas Rosal.

 

El peso de la tradición en los vinos de O Rosal

La vitivinicultura en O Rosal tiene una profunda tradición histórica que, como en las demás subzonas de la Denominación de Origen Rías Baixas, se mantuvo de generación en generación, asentada en una producción familiar con cultivo de uvas autóctonas, viticultura tradicional y una producción destinada prácticamente al autoconsumo. Sin embargo, y como ocurre en todo el territorio de la DO Rías Baixas, el origen del cultivo de la vid se asocia en O Rosal a la época romana, retomada y potenciada posteriormente por los monjes del Monasterio de Santa María de Oia

Este singular monasterio, fundado en 1.149, es el único de los que pertenecieron a la orden del Císter que está ubicado frente al Atlántico, y desde su constitución tuvo un enorme protagonismo a lo largo de las diversas etapas de la historia de España. Y también en el desarrollo del cultivo de viñedos que tras la desamortización de Mendizábal pasaron a manos privadas. Hoy se mantienen activos en manos de viticultores y bodegas de O Rosal.

Durante el siglo XIX y XX, la producción de los vinos de O Rosal se mantuvo en el entorno doméstico aunque ya en 1860 se creó la primera bodega con actividad comercial documentada, germen de lo que hoy es Santiago Ruíz. O Aforado fue la primera bodega que comercializó un vino blanco variedad Rosal. Como en otras zonas de la Denominación de Origen Rías Baixas, la profesionalización de las bodegas no llegó hasta la década de 1980, en la que un grupo de viticultores y bodegas de las Rías Baixas se pusieron de acuerdo en la creación del Consejo Regulador Denominación de Origen Rías Baixas.

 

O Rosal y la conquista del mercado

Fruto de esta tradición histórica y de la iniciativa de los viticultores de O Rosal, en la década de los 80 los vinos Rías Baixas Rosal y Albariños Rías Baixas cultivados en esta subzona empezaron a crecer y a conquistar el mercado nacional e internacional. 

O Rosal es la subzona menos minifundista de las 5 que componen la DO Rías Baixas. Cuenta con 11 bodegas pertenecientes a la DO, algo más de 200 viticultores, el 4% de los inscritos en la DO y más de 540 hectáreas de cultivo, el 13% del total de la DO, por lo que es la subzona con mayor superficie media de viñedo por viticultor, o como decíamos antes, la menos minifundista de las de la DO Rías Baixas. 

 

Vinos Rías Baixas Rosal

En O Rosal, como en otras subzonas de la DO Rías Baixas se elaboran diferentes tipos  de vinos Rías Baixas, pero sólo en esta subzona está permitida la elaboración de Rías Baixas Rosal, como recoge el Pliego de Condiciones de la DO Rías Baixas. En muchas ocasiones, confundido con el Albariño, el vino Rías Baixas Rosal es un vino plurivarietal que debe contener un mínimo 70% de uvas Albariño y Loureira o Marqués en una proporción libre de cada uva escogida por la bodega, y completarse con un 30% de otras uvas blancas permitidas dentro de la DO. 

Una de las pistas de las uvas más empleadas las tenemos en la estructura de producción de O Rosal. De los 3 millones de kilos de uva vinificada al año, la subzona de O Rosal es la  tercera de las 5 integradas en la DO Rías Baixas en producción de uva Albariño (un 8% del total) , después de O Salnés y O Condado de Tea. Es la segunda (17%) en Treixadura por detrás de O Condado, la primera (73%) en Loureira y Caíño Blanco (94%), la segunda en cultivo de Godello (58%) y concentra un 10% de la producción de uvas tintas.

La uva Loureira aporta un toque frutal a unos vinos de acidez más ligera que los Albariño 100%, muy aromáticos y florales, vinos complejos y marcadamente atlánticos. Quizás una de las mejores oportunidades para probarlos y disfrutarlos es la Feira do Viño do Rosal, que se celebra a mediados de julio para reivindicar el potencial de los vinos y dar a conocer la cultura, la historia y el paisaje de O Rosal.